Ay Güey ropa orgullosamente hecha en México.

Hace unos días paseando por centros comerciales de la Ciudad de México, me topé con esta tienda que se llama Ay Güey. Me convertí en fan inmediatamente, se me hace de lo más seductor lo que vi ahí dentro, me encontré con todo tipo de piezas de moda para vestir y accesorios, estos con unos hermosos diseños muy mexicano, pero no con lo que estAmos acostumbrados a ver, estas piezas cuentan con aspectos muy divertidos que incluyen muestras de la cultura mexicana como calaveras, Calimán, mi amado Pop Art, etc. me quedé embelesada con tal explosión de color al entrar al local, no solo eso, la atención que me dio la vendedora, fue mejor que en cualquier otra tienda a la que haya entrado de alta costura.

¿Quién es el creador?

Miguel Ángel Rodríguez, este hombre tuvo una magnífica idea de cómo lograr que una marca completamente mexicana en concepto y manufactura diera el salto astral. Miguel Ángel logró que ante la baja en el consumo de los artículos hechos en el país, su marca emergiera como espuma con imágenes que destacan las hermosas postales mexicanas pero con un toque único que provoca la expresión Ay Güey! al entrar a sus tiendas.

 ¿Cómo logró conectar la creatividad con el concepto?

Miguel Ángel se enfrentó durante años a la discriminación por parte de los mismos mexicanos a la negación de consumir lo hecho en el país, esto no es nuevo, ya que conozco a varios diseñadores que a diario se baten a duelo con este problema, lo que creo es que el segmento que consume estas marcas extranjeras se ha vuelto masivo y un nicho muy pequeño de artistas e intelectuales, es el consumidor de las creaciones nacionales, el problema es que estamos matando al mercado como todos ya sabemos, pero Miguel nos ha demostrado que el crear piezas con un excelente diseño y una calidad que supera a las prendas del país e incluso de importación, es posible.  

Sus prendas son fabricadas con algodón peinado, los diseños son plasmados en las prendas elaborando el impreso a base de corrosión y tintas de agua. Como lo que muchos buscamos, sus piezas son pre-lavadas. La iconografía es de estilo totalmente mexicano y ¿La calidad? claro  es excelente.

La primera tienda con la que Miguel Ángel inició, fue en Coapa, por supuesto no puedo escoger mejor lugar para comenzar su sueño, la respuesta fue inmediata y se hizo de fans como yo.

¿Problemas?

Si, no todo es miel sobre hojuelas, Miguel se enfrentó a muchos conflictos como el queres vender sus productos masivos, pero…. es obvio que un producto tan bueno, no puede ser en dosis maxis. Otro problema verdaderamente garrafal desde mi punto de vista, es el que no se le permita a la marca colocar su nombre tal cual “Ay Güey” en los centros comerciales. ¿Por qué? ¡Apuesto que si llega una marca extranjera y se llamará WTF, la dejaban poner su nombre en el friso de la entrada! A este tipo de problemas es a los que se tuvo y tiene que enfrentar Miguel y por ende, anunciar a sus tiendas “A.G” en los centros comerciales, que triste, ya que lo tomamos más como una expresión que como una ofensa y así es, en fin eso sucede cuando no eres culto, pero no importa mucho para la marca ya que hoy en día cuenta con presencia a lo largo y ancho del país y siguen creciendo, incluso se está pensando en expandir la experiencia a los Estados Unidos, como lo llama Miguel “Nostalgia” es una muy buena idea de llevar lo excelentemente bien hecho más allá de las fronteras de nuestro país y hacer saber al mundo que el ingenio mexicano es de ¡Ay Gëy…!