Tribunal Europeo de DDHH concluye que libertad de expresión está por sobre derechos de autor.

En Francia se presento un hecho donde los derechos de autor quedaron en un segundo plano ya que:

1. Los fotógrafos Olivier Claisse, Robert Ashby Donald y Marcio Madeira Moraeso tomaron fotos de un espectáculo de moda, las que fueron publicadas en un sitio web que cobraba por las imágenes.

2. Como desde 1968, las casas de moda francesas tienen control sobre las imágenes de sus espectáculos, consideraron que lo hecho por los tres fotógrafos violaba sus derechos de autor.

3. Así que después de un juicio en los tribunales franceses, los fotógrafos fueron condenados y obligados a pagar una abultada suma de dinero. El año 2008 apelaron, aludiendo al uso de las excepciones al derecho de autor. La corte rechazó el argumento.

4. Entonces los tres fotógrafos acudieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, argumentando que su derecho de libertad de expresión e información estaba siendo vulnerado.

5. “Por primera vez en una sentencia sobre el fondo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha aclarado que una condena basada en derechos de autor por reproducción ilegal o comunicación pública de material protegido por copyright puede considerarse como una injerencia en el derecho de libertad de expresión e información recogido en el artículo 10 de la Convención Europea [de derechos humanos]”. Siempre la libertad a expresarse debe de prevalecer.

6. Como declaró Jim Killock del Open Rights Group a Daily Mail: “El tribunal deja claro que el copyright no es un derecho automático para restringir la libertad de expresión de las personas”. Lo cual me parece muy correcto y evolucionado en los momentos de transformación de la industria cultural.

7. Por lo tanto es necesario y urgente contar con nuevos modelos de negocio que permitan que tanto el artista como cualquier usuario se puedan expresar y no se coarte su derecho.

8. No podemos estar pensando radicalmente y oponernos a que la vida digital y la vida de las obras en general evolucione, por ello propuestas como ACTA no deben de regir la propiedad intelectual.

El ARTE SE COMPARTE.

Si sabemos respetar y compartir generaremos más cultura y nuevos modelos económicos en la distribución de las creaciones artísticas.