Super Bowl XLVII es el #Harbaugh Bowl. Este año el Super Bowl sin importar quien gane, hará gritar a toda una familia de felicidad y esos serán los papas de los hermanos Harbaugh, ya que sus dos hijos se enfrentarán uno a uno, Jim Harbaugh como coach de los 49ers y John Harbaugh como coach de los Ravens de Baltimore.

Este Super Bowl hará historia, ya que será la primera vez que dos hermanos han entrenado a unos contra otros en un SB, pero no solo en la liga de la NFL si no en la historia de cualquier deporte en Estados Unidos. Si bien estos ya se habían enfrentado en temporada regular años pasados, nadie hubiera creído que dos años después se verían las caras en un Super Bowl.

Si bien el apellido es el mismo los caracteres de estos dos hermanos competidores es totalmente diferente, Jim muy competitivo con ese carácter fuerte a quien vemos siempre vestido muy sport, no le importan las apariencias a el lo que le importa es el resultado y su equipo, John tan diferente se le ha visto un tanto mas relajado en las conferencias, mas reservado en sus arranques, aun cuando Jim es el hermano menor, no necesita que le repitan dos veces, el sabe lo que tiene que hacer y como hacerlo al igual que John le gusta ganar de la mejor forma.

Jim fue también el atleta superior – un mariscal de campo con un brazo poderoso que fue seleccionado en la primera ronda por los Osos de Chicago en el draft de la NFL 1987. Él disfrutó de 14 años como profesional. La trayectoria de John era menos clara si bien es y fue un competidor feroz en su propio derecho, se había desempeñado como defensivo para la Universidad de Miami (Ohio), pero siempre supo que era poco probable que alcance la NFL. Sus intereses son más diversos y, después de las lesiones le convenció para abandonar el deporte durante su último año de universidad. Si bien había decidido entrar a la facultad de derecho su pasión por el fútbol nunca lo abandonó y como última instancia decidió ser entrenador.

John subió lentamente a la parte superior de su nueva profesión. Él también comenzó a trabajar para su padre – tomando una ayudantía graduada en la Western Michigan en 1984. De allí pasaría la próxima década como entrenador asistente en diferentes universidades, antes de subir a la NFL en 1998, como coordinador especial con el equipo de los Águilas de Filadelfia. Ese fue su trabajo durante los próximos nueve años, antes de convertirse en el entrenador de backs defensivos de los Eagles en el 2007. Cuando  aplica para entrenador en jefe de los Ravens de Baltimore un año más tarde, pocos observadores tomaron en serio su candidatura, aún con sus 20 años de experiencia entrenando, John nunca había llamado jugadas de ataque o defensa. Pero después de que los principales candidatos de Baltimore rechazaron el cargo, John era el hombre, y llegó a los Ravens.

Jim, por el contrario, se movió rápidamente, en el 2002, obtuvo su primer concierto a tiempo completo (entrenando a los mariscales de campo de los Raiders de Oakland), y un año mas tarde se convirtió en entrenador en jefe en la Universidad de San Diego. Tres temporadas más tarde impresionantes, se trasladó a Stanford. En el momento en que se unió a San Francisco, en 2011, se había creado una reputación como una de las mentes más agudas en el fútbol.

Ninguno de los 49 ni Ravens han tenido motivos para lamentar su nombramiento. El equipo de San Francisco que Jim heredó en 2011 no había llegado a los playoffs desde hace casi una década, pero en su primera temporada cayeron un juego corto de la Super Bowl. Independientemente del resultado del domingo, que les ha dado un paso más en esta ocasión. Los Ravens no estaban pasando por una racha bastante seca ni drástico cuando contrataron a John, pero se habían perdido en los playoffs en tres de las últimas cuatro temporadas.Desde su nombramiento, Baltimore ha ganado al menos un partido de postemporada cada año.

Si los éxitos de los hermanos son similares, sus enfoques son diferentes. En sus dos años en la liga, Jim ha desarrollado una reputación de mal genio e impaciente – famosa por sus rabietas línea lateral y el trato con los medios de heladas. Sus jugadores lo describen como a un personaje que es tan obsesionado con su trabajo que se olvida de cambiar incluso la ropa.

“Cada día tiene el mismo dry-fit, el mismo sombrero, pantalón y zapatos mismas mismos”, dijo el corredor LeMichael James John , en cambio, se percibe más como una influencia tranquilizadora – modesto en su trato con la prensa y menos propensos a dejar que sus emociones tomen el control.





Él también, sin embargo, tiene un lado despiadado. Uno de sus primeros actos después de llegar a Baltimore fue decirle a los jugadores de alto nivel que se les trataría como a los demás. Si hay una cosa que tienen en común es una fe perdurable en su padre. Y lo curioso es que un hijo de Jim trabaja en el equipo de John, tanto así es el respaldo que se tienen entre familia, pero lo que resalta es el profesionalismo de ambos entrenadores, ya que aún siendo familia saben que la competencia es dura y el gane se lo deben a su equipo.

Es por esto que este domingo 3 estaremos siendo parte de un momento histórico en el deporte internacional, ya que ambos entrenadores tienen una carrera impecable, también son los primero hermanos que se enfrentarán ante millones de espectadores para ganar el Super Bowl.