Según declaraciones del medallista olímpico Oscar Pistorius, habría disparado 4 veces a la modelo Reeva Steenkam por error, confundiéndola con un ladrón. Los fiscales por su parte, lo acusan de homicidio premeditado.

Poniendo su discapacidad de por medio, el atleta declaró en la audiencia de fianza, que se sintió vulnerable al momento de los disparos puesto que no traía sus prótesis.

“Sentí horror y miedo”, declaró el atleta durante la audiencia.




Pero aun con estas declaraciones la fiscalía lo ha acusado de homicidio premeditado, puesto que uno de los policías que ha incurrido en la casa del atleta ha encontrado un bate de cricket con sangre, el cual será confiscado para investigación.

También Pistorious declaró que la puerta del baño se encontraba con llave,  y después de los disparos , dijo el atleta  en la declaración jurada, que se dio cuenta de que la modelo Reeva Steenkamp no estaba en su cama.

El fiscal Gerrie Nel acusó el día de hoy  al atleta olímpico de 26 años de homicidio premeditado, al sostener que el medallista olímpico, tomó el tiempo de ponerse sus prótesis y caminar unos siete metros desde la cama hasta la puerta del baño antes de abrir fuego.

La modelode 29 años fue baleada dentro del baño. Pero no murió al instante si no que el atleta al darse cuenta de lo acurrido, pudo sacar a la modelo aun con vida del baño, y dijo descender a toda prisa con ella al nivel de abajo; muriendo en los brazos de Pistorius.

Steenkamp era una modelo, graduada como abogada, que debutó en un reality de televisión, la modelo falleció en la madrugada del Dia de San Valentin. Este caso ha conmocionado al mundo entero, puesto que después de que el atleta Sudafricano hubiese ganado el corazón del mundo entero al haber participado en los Juegos Olimpicos y en los Paralímpicos convirtiéndose en campeón, desilusiona a su país y al mundo entero con estos acontecimientos.

Los jueces determinaron que Pistorius debe enfrentar los requisitos de fianza más duros contemplados en la legislación sudafricana. Por otro lado la sentencia emitida en el país Sudafricano por homicidio premeditado implica una sentencia obligatoria de cadena perpetua.