Steve Gleason es-defensivo de los Saints de Nueva Orleans, un atleta de clase mundial jugando un deporte de gladiadores. Hoy a los 35 años confinado a una silla de ruedas motorizada. Esto es gracias a una continua batalla con la enfermedad de los nervios esclerosis lateral amiotrófica – más conocida como ELA o enfermedad de Lou Gehrig – que se inició hace dos años.

Gleason ayudó a inspirar a una comunidad debilitada por los desastres naturales en 2006,  y  hoy da esperanza y apoyo de nuevo  a la comunidad y al mundo, debilitado por una enfermedad incurable. Y lo que él hace, sería imposible si no fuera por la potente tecnología y la conectividad digital de los medios sociales.

Tobii Gleason creo un producto que  le permite a Steve que con sus ojos pueda controlar un monitor conectado a su silla.  Siendo capaz de escribir mensajes – incluyendo tweets  y navegar por la web a pesar de no tener la función muscular suficiente para hacerlo de forma manual. También es capaz de moverse, hablar, abrir puertas y control gracias a aparatos domésticos herramientas de alta tecnología.

Steve Gleason es conocido por su desempeño en aquel partido en donde los Santos de Nueva Orleans jugaba su primer partido en casa luego de  que la ciudad había sido devastada por el huracán Katrina 13 meses antes. El bloqueo de Steve ayudó a impulsar a los Saints a una conmovedora victoria 23-3 sobre los Halcones de Atlanta. Una estatua titulada “Rebirth”, ahora se encuentra fuera del Louisiana Superdome conmemorando a Gleason.






Steve no es el único beneficiado con esta tecnología puesto su fundación recientemente construyó el equipo Gleason-Home para la Vida innovadora, a $ 25 millones, 18-cama centro de enfermería especializada en Nueva Orleans “permitirá a los pacientes con ELA tengan la misma l tecnología y el nivel de independencia que tengo yo  “. comentó Gleason.

Gleason también publica tweets personales, firmado “SG”, @Team_Gleason Twitter y dice que los medios sociales ha ayudado a dar a los pacientes con ELA como él poder que nunca antes había tenido.