Muchos conocemos  hoy al famoso QB de los 49ers de San Francisco Colin Kaepernick, quién hoy en día ha solicitado registrar su marca pero no hablamos de la marca en el campo de juego si no una marca comercial la cual denominaría “Kaepernicking” , este jugador novato de San Francisco toma una postura de ataque después de anotar un touchdown donde frunce sus  labios y se besa sus su bíceps flexionados.


Esta acción ha sido marca de “Kaepernick” en todos sus juegos, pero no es el único con una marca distintiva en el ámbito deportivo, en los últimos años, hemos sido testigos de grandes atletas que tienen alguna forma distinta de celebrar sus  grandes jugadas, tal es el caso de Lin NBA, a quien hemos visto aplicaciones para “Linsanity”, también tenemos de ejemplo a otro QB de los Jets de Nueva York un Tim Tebow, a quien le relacionamos con “Tebowing” quien se pone de rodillas a orar.


Así como estos jugadores hacen jugadas impresionantes, también saben sacar beneficios de ellos no solo en el campo, también comercialmente hablando y tanto es así que Kaepernick ya vende camisetas con su frase a través de sus redes sociales, en donde una porción de sus ingresos será destinada a Camp Taylor, una organización de caridad para niños con enfermedades del corazón con el que Kaepernick está involucrado.


Cierto es que estas marcas suelen tener un esfumarse rápidamente, pero el echo de que estos deportistas sepan sacarle jugo a sus nombres hace que su corta vida como marca genere un aumento a sus bolsillos o como en el caso de Kaepernick ayude a alguna organización de beneficencia.


Como bien vemos con estos ejemplos las marcas ya no solo son marcas, ahora también son acciones e incluso jugadores y artistas.